Estás aquí : > Viajar en Furgoneta

Viajar en Furgoneta

¿Te has planteado alguna vez viajar en Furgoneta? ¡Pues te animamos a hacerlo!

Si hoy en día no viajas, es porque no te gusta. Todo el mundo lo hace, hasta Mercedes, la viuda del quinto que se pasa el día tendiendo ropa, pero que cuando llega Semana Santa se marcha con su mejor amiga y no aparece por el rellano en dos semanas.

Y es que, qué mejor para liberarse de la rutina semanal que cambiar de entorno con tu gente, la gente con la que mejor pasas el tiempo. Aquí es cuando la palabra mágica retumba en tu cabeza impidiendo considerar cualquier otra opción “D I N E R O”. Sí, lo sabemos. Pero…

Alquilar una furgoneta para viajar es probablemente la opción más económica si lo haces con un grupo de más de cinco personas. Piensa que alquilar dos coches incrementa los gastos generales: pues son dos depósitos, dos seguros y doble trabajo para coordinarse en carretera. Si planificas la ruta de antemano, podrás calcular el coste total de gasolina y peajes. El viaje en carretera, además te ofrece el placer de la improvisación. Sí, planificar el viaje con tus amigos forma parte de la experiencia, ya que hablar y evocar los lugares que queréis visitar es, en la gran mayoría de las ocasiones, bastante emocionante. No obstante, algo que no puedes hacer viajando en otro medio de transporte es realizar varias paradas y visitar más de una ciudad o pueblo, desviar tu ruta a última hora, cambiar de opinión o quedarte más tiempo en ese lugar que está cautivando vuestros sentidos. Tenéis libertad absoluta para buscar y disfrutar de la aventura. Por supuesto, los horarios no son motivo de preocupación, ¡todo el mundo está en el mismo vehículo! No nos olvidemos del componente estrella del viaje: la música y las conversaciones. Viajar con tu grupo de gente en furgoneta es una oportunidad para descubrir nuevos géneros musicales, compartir gustos o cantar como si no hubiera mañana las mismas canciones de siempre. No te hagas el duro, que seguro que cantas con los Foo Fighters en la ducha. Viajar en furgoneta es una oportunidad perfecta para pensar en el viaje como un camino en lugar de un destino, descubrir paisajes y echarse unas risas en manada.

Para que no haya sorpresas, te recomendamos que si viajas en grupo, determinéis quién va a ser el conductor principal para gestionar el alquiler de furgonetas y los turnos de conducción. Probablemente tengáis que pagar un suplemento por cada conductor, pero a no ser que en vuestro grupo tengáis al colega con el síndrome del volante, es una opción recomendable para que todos viajéis descansados. Planificad, aunque sea superficialmente, la ruta para tener una idea aproximada de los gastos en gasolina y peaje y, además, qué paradas queréis hacer (a poder ser un pueblo que tenga un bar donde podáis echaros una tapita o un bocadillo en condiciones). Tened en cuenta el espacio en el maletero, porque hacer el Tétris a última hora no hace nada de gracia… y no os olvidéis de tener toda la documentación correcta: permiso de conducir válido, seguros y documentación personal de todos los pasajeros. Finalmente, no vendría mal tener a mano unas toallitas y desodorante por lo que pueda pasar, y unas mantas por si las temperaturas bajan demasiado por la noche.

Si has llegado hasta aquí, es porque la idea te atrae un poquito. Para un segundo. Piensa qué destino te gustaría visitar y con quién te gustaría compartirlo y comprueba en nuestro comparador de alquiler de furgonetas el coste y las opciones disponibles. ¡No te va a llevar ni un minuto!

Ciudades principales