Estás aquí : > Conducir una furgoneta por primera vez

Conducir una furgoneta por primera vez

Si nunca has conducido una furgoneta, no te dejes intimidar. Mucha gente evita realizar alquiler de furgonetas por el simple hecho de no haberlo nunca antes; pero la verdad es que una vez que te sientes en el asiento del conductor, encontrarás todo lo que necesitas justo donde te imaginas, simplemente haz caso de tu intuición. Si bien, cuando te encuentres más cómodo al volante, intenta no olvidar que estás circulando en un vehículo mucho más ancho, alto y pesado, sobre todo si la furgoneta va llena.

En cualquier caso, a los primerizos les interesará considerar los siguientes consejos:

Cuidado con la velocidad:

Las furgonetas, cargadas o descargadas, pesan mucho más que el turismo más grande que probablemente hayas conducido. El peso y las dimensiones pueden afectar a la estabilidad de la misma a altas velocidades y, sin duda alguna, te llevará más tiempo frenarla al completo.

Giros y rotondas:

Considera el peso y las dimensiones de la furgoneta que estás conduciendo cuando entres en una rotonda o tomes un giro o cambio de sentido, pues, de nuevo, no quieres perder la estabilidad y provocar un accidente.

Ciclistas y motoristas:

Presta atención a los ciclistas y motoristas en carretera. Puedes tardar algo de tiempo en adaptarte a la velocidad con la que debes conducir la furgoneta y no quieres desestabilizar el equilibro de ciclistas o motoristas. Antes de cambiar de carril, asegúrate de que ninguno circula en tus proximidades y usa los intermitentes con tiempo suficiente.

Distancia de seguridad y velocidad:

Es recomendable que mantengas una distancia de seguridad superior con el vehículo de delante, puesto que la velocidad y el tiempo de frenado varía considerablemente a la del turismo convencional. Igualmente, ten en cuenta que las velocidades máximas para furgonetas son inferiores tanto en carreteras como en vías urbanas.

Retrovisores:  

Cuando conduzcas una furgoneta te darás cuenta de que en muchas ocasiones no podrás usar el espejo retrovisor superior, o bien porque la carga te imposibilita la visibilidad, o bien porque las puertas traseras son ciegas. Asegúrate de que regulas bien los espejos laterales y de que miras a través de ellos con frecuencia.

Inspección:

Asegúrate de que inspeccionas el interior de la furgoneta bien cuando la recojas. Haz todas las preguntas que consideres convenientes para familiarizarte con el vehículo, como por ejemplo la apertura de puertas laterales, traseras, capó, depósito y el manejo de luces.

Llenar el depósito:

Antes de llevarte la furgoneta, asegúrate de que sabes qué tipo de combustible necesita y cómo se abre el depósito. Normalmente las furgonetas suelen usar diésel, de modo que no arriesgues a quedarte sin combustible, pues arrancar un vehículo diésel que se ha quedado sin combustible es mucho más complicado que hacerlo con un vehículo de gasolina.

Estacionamiento:

Quizá este sea el mayor de los retos de conducir una furgoneta. Cuanto más grande sea, mayores serán los puntos ciegos para aparcarla. Utiliza los espejos laterales y que no te de vergüenza pedir ayuda al copiloto desde fuera si se te complica la tarea. Igualmente, no olvides las dimensiones de tu furgoneta si vas a circular por calles estrechas o que no conoces, o si vas a aparcar la furgoneta en un parking cubierto.

Te animamos a que eches un vistazo a nuestro comparador de alquiler de furgonetas y disfruta de la conducción

Ciudades principales